Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
Inicio | Crónicas | Crónica de Montería La Madroña Baja La Propiedad
 

Crónica de Jornada de Caza

ZONA USUARIOS
 
Usuario:
Contraseña:
Mantener sesión abierta
  
 
 
 

Crónica de Montería La Madroña Baja
La Propiedad

 
 
Autor: Gonzo  
1290  
 
Información
 
Fecha: 24/10/2014
Finca: La Madroña Baja Tipo Finca: Abierta
Población: Espinoso del Rey Provincia: Toledo
País: España
Organización:
La Propiedad
Contacto:
Nº Puestos: 35
Armada: Traviesa de los Barrancos Cupo: Libre de Venado, Cierva y Jabalíes
 
Crónica
 
El día comienza a las 6.30 de la mañana cuando mi tío me está recogiendo en Madrid en la puerta de casa. Cargo la maleta, botas monteras, compruebo que llevo el tabaco y salimos camino Espino del Rey. A las 8:30 llegamos al lugar citado y comienzan las "charletas". Entre cigarro y cigarro, entramos a tomar unas migas, cafés, más batallas y comienza el sorteo. Lo pasé verdaderamente bien pues vinieron 3 o 4 amigos con los que suelo cazar, cada uno por motivos diferentes, pero al final nos juntamos unos cuantos allí. Nos toca el número 5 de la traviesa de los barrancos y sobre las diez salimos al puesto.

El puesto estaba en una torreta con un tiradero de testero precioso y con muy buena pinta para tirar a la caza. Según subimos al puesto, sin haber sacado el rifle de la funda (que lo tenía yo haciendo las labores de morralero de mi tío), pasaron un venado, cuatro ciervas y dos guarros, uno muy grande, que no nos dio tiempo a tirar. Se estaba vaciando la caza que teníamos en nuestra parte de la mancha por el movimiento de los coches y el ruido de colocarnos etc. Pensamos que ya se nos habría escapado el 50% de la montería.

Como hacía tiempo que no nos veíamos, estuvimos hablando de todo. A la media hora de colocarnos, vienen cuatro ciervas que no tiramos pues luego los que recogían la carne eran conocidos nuestros y sacarla de ahí tela( a mi me tocó el año pasado ayudar a sacar carne). A los 15 minutos otra cierva con su gabata y dejamos pasar igual. De repente, al otro lado del testero, pum pum pum y bajan de la parte de arriba del testero tres cochinos de 50 a 60 kg. Nos fijamos en el primero que bajaba, apunta, dos pildorazos y nada, yo vi los tiros traseros. Cambió su dirección a la izquierda y como iba a entrar al tiradero del puesto de al lado dejamos de disparar. Otros dos pildorazos el otro puesto y sigue corriendo trastero a través al puesto siguiente y pum hasta que lo dejó seco.

Quince minutos después viene faldeando un venado por la parte superior del testero. Como tiene mucha espesura y otros claritos no es tan fácil meter a los bichos en la cruz porque los vas viendo y dejando de ver. Eso, sumado a la edad de mi tío y los años no pasan en balde, pum, otro pildorazo que se queda trasero pero muy cerca, muy muy cerca y dejamos de tirar para que lo tire el puesto de al lado que encima había bajado corriendo para poder hacer un tiro más cercano y efectivamente pum, veo tiro trasero y pum en el segundo el puesto de al lado lo deja seco. A la media hora escuchamos otra vez detrás del testero pum pum pum y misma jugada baja otro guarro no muy grande que que mi tío intenta hacerse con el con dos pildorazos pero no tiene suerte, viendo yo con los prismáticos el tiro muy cerca pero errado. Durante una hora nos pasan otras cinco o seis ciervas que no tiramos y dos corzos. Ya a la 1:30, escucho un ruido y sale de debajo del testero un guarro está vez hacia arriba, escondiendose por las sombras. Únicamente dio tiempo a pegar un tiro y dudamos si lo había dado(luego estuvimos pisteando y no vimos nada).

Pasan los perros (asfixiados, que no cazaron nada) y de unas jaras a 200 metros nos sacan dos ciervas (alucinante, después de muchos tiros ahí al lado). No las tiramos. Sobre las dos de la tarde están los perros de vuelta. La verdad es que lo pasamos muy bien. Yo le tomaba mucho el pelo a mi tío diciendo que eso antes no lo fallaba etc. Mucho cachondeito y cada vez escuchabamos menos tiros. A las 14:30 escucho un ruido en la parte baja del testero dónde hay un riachuelo pero que es imposible ver por la cantidad de árboles. A los ocho minutos sale el último guarro que intentó abatir mi tío casi escapándose del testero porque dio la cara muy lejos y se llevó un disparo(más bien un susto) antes de entrar a las jaras. No le vimos salir lo que hizo que quisiéramos ir a ver al tiro después(que no pudo ser). Sobre las 3 baja el a pistear(quiere que yo le indique desde la torreta porque está seguro que pistea mucho mejor que yo y razón no le falta) y según va camino a ver el primer tiro sale de las jaras el guarro último.

Sinceramente, hay monterías de 900 euros que ven menos caza de la que yo vi este día, encima en compañía de una de las dos personas! junto con mi abuelo que me llevaron de niño. Tras pistear con el postor y no dar sangre ninguno de los guarros dudosos, recogemos el resto de puestos y nos vamos a la comida. Ahí me junto con mis amigos y nos vamos a comer. Aperitivo de embutidos y judías ricas. Después nos juntamos todos en el mentidero y seguimos de charleta, hasta que sobre las cinco de la tarde hicimos novia a una de las hijas del dueño de la finca, que con 17 años abatió su primer venado. La verdad es que fue muy divertido, un juicio con muchas risas, haciendo el maestro Eugenio de Mora como abogado defensor, su padre como juez y otros dos monteros como acusadores. Tras el juicio, un café, unos pasteles y acabó la jornada montera.
Imprimir Documento
Puedes enviarnos tu crónica y ganar puntos para premios de caza gratis
pinchando aquí o escribiendo a info@monterosycazadores.com