Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
Inicio | Hemeroteca | Noticias
 

Noticias

 
ZONA USUARIOS
 
Usuario:
Contraseña:
Mantener sesión abierta
  
 
 

La crisis ha provocado que haya 5.000 cazadores menor en Castellón

Estefanía Moliner para el periódicomediterraneo , 13/04/2015    
960  

La provincia de Castellón ha perdido en los últimos cinco años más de 3.000 cazadores federados, cerrando el 2014 con 14.329 cuando hace un lustro, en 2010, se superaban los 17.000 y en los mejores tiempos de la afición en la provincia, hace más de una década, se llegó a superar los 23.000.

Son datos de la delegación de caza de Castellón, que revelan una imparable tendencia a la baja. Pero, ¿por qué cada vez hay más castellonenses que deciden bajar las armas? La respuesta hay que buscarla, según el presidente de la delegación de caza en la provincia, Iván Sánchez, en la crisis principalmente, dado el elevado desembolso económico que supone salir al monte con la escopeta.

“Para empezar la temporada un cazador federado tiene que gastarse alrededor de 300 euros como mínimo, entre licencia de caza (13,5 euros), la licencia federativa y el seguro (otros 45 euros), el pase de socio del club al que pertenezca (entre 80 y 150 euros anuales) y la munición, sin contar con el arma, que ya que se supone que tiene y que costaría entre 800 y 1.500 euros”. “No todos los aficionados pueden hacer frente a estos gastos”, insiste.

 

CADA VEZ MÁS MAYORES // La falta de relevo generacional es otro de los motivos por los que cada vez hay menos federados. Que el cazador envejece lo corrobora también Jesús Martínez, presidente de la Sociedad de Cazadores La Perdiz de la Vall d’Uixó, una de las más numerosas de la provincia, con 567 socios. Hace 20 años, cuando Martínez cogió las riendas del colectivo, “éramos casi 900”, recuerda. “La gente se va haciendo mayor y hay muchas bajas, aunque sobre todo lo hemos notado en los últimos dos o tres años, desde cuando la gente no renueva la licencia porque no pueden pagar lo que cuesta esta afición”. Aún así, en la Vall hay una gran afición, aunque el camino esté lleno de dificultades”, reconoce. Unas dificultades que se convierten en el tercer motivo para que se mantenga la tendencia a la baja. Estas llegan por una legislación que cada vez es más dura con los cazadores. Permisos de armas, seguros y licencias son cada vez más complejos y costosos. A esto se suma a partir del 2016 el nuevo examen para sacarse la licencia. Una traba más para poder ser cazador. Por ello, La Perdiz de la Vall anuncia que en junio abrirán una oficina para tramitar las licencias y así facilitar el papeleo a sus socios.

 

EL RETO // La provincia está perdiendo en torno al 4% de aficionados cada año, por ello uno de los principales retos “es frenar esta tendencia y, aunque no consigamos recuperar federados, intentar mantener el número”, dice el presidente provincial.

Imprimir Documento
Enviar Documento
  2  Comentarios
 
 
#1   28/07/2015 0:06:38
 
 
 
#2   default 28/07/2015 0:06:38
on
 
Tu opinión sobre este artículo:
Nombre:   Comentario:
Email:  
Validación:  
Generar nuevo código
Los datos personales recabados formarán parte de un fichero automatizado cuyo fin explicamos debidamente en los textos de "Privacidad"