Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra "Política de cookies."
 
Inicio | Hemeroteca | Relatos
 

Relatos

 
ZONA USUARIOS
 
Usuario:
Contraseña:
Mantener sesión abierta
  
 
 
 

Mi primer macho montés

L.S.B. , 14/04/2015    
1000  

El verdadero cazador no puede estar más de un mes sin ir al campo y poder disfrutar de su gran afición. Bajo esta premisa, una vez terminada la temporada general y a la espera de empezar la temporada corcera, me desplacé a Teruel, con el objetivo de abatir un macho montés.

 

La espera fue tensa. No paraba de pensar en el calibre adecuado, equipo y ropa para la caza, además de comprobar diariamente el tiempo que nos iba a hacer. Al final, lo más lógico era acudir con el rifle con el que habitualmente acudes a cazar, y por ende, más confianza te da. Añadir que por mucha buena previsión que pueda dar, lo cierto es que cayó la nevada más grande de todo el año, pero eso no iba a frustrar las ganas de poder conseguir uno de los animales más emblemáticos del panorama cinegético español.

 

A pesar de la gran nevada caída durante la noche del viernes 20 de marzo de 2015, partimos al monte con el objetivo de abatir un macho montés. Durante las primeras horas de la mañana, localizamos algunas cabradas, sin encontrar en ellas algún macho que mereciera la pena.

 

Pensando en que la nieve iba a ir desapareciendo poco a poco, nos sorprendió una nueva nevada durante todo el día, que no frustro nuestras ganas de seguir cazando pero sí que impidió el volver a localizar más animales. Toda nuestra esperanza se tenía que volcar en el domingo.

 

Añadir también como curiosidad que, durante la cena, una pareja joven y urbanita apareció en el bar del pueblo, ya que con un coche sin cadenas y sin dibujo en las ruedas, no se atrevió a seguir bajando por la carretera que llevaba al pueblo, abandonado el mismo a su suerte. A pesar de mi descontento por una situación tan negligente, acepté acercarles con el todoterreno al día siguiente a donde habían abandonado el coche. No esperaba otra cosa que el kharma nos recompensara por aquella situación.

 

Dicho y hecho. Partimos a dejar a la parejita con su coche, y al poco de dejarles, pudimos divisar una cabrada con algunos machos interesantes. Una vez realizada la entrada, no pudimos acercarnos a más de 220 metros de ellos. En el grupo, localizamos unos machos representativos y un plata que rozaba el oro. Por limitaciones presupuestarias, y con mente fría (ya habrá tiempo y dinero para mayores trofeos), el guarda me señalo el mayor del resto de machos.

 

El primer disparo se me quedo algo bajo, recorriendo el animal unos 30 metros más. Corregí la caída de la bala, y pude comprobar como el macho se desplomaba. Todo eran abrazos y felicitaciones. Había conseguido mi primer macho montes, además de quitarme el gusanillo del mes de marzo sin caza.

Primer macho montés

La experiencia fue increíble, los paisajes de película, las personas con las que coincidí me acogieron de una forma extraordinaria, cercana y cálida, el lance inolvidable, y por último la dificultad añadida de cazar en montaña y con una gran nevada de por medio, son elementos únicos que no harán otra cosa que volver el próximo año.

 

 

Imprimir Documento
Enviar Documento
  4  Comentarios
 
 
#1   27/07/2015 23:18:20
 
 
 
#2   default 27/07/2015 23:18:20
on
 
 
 
#3   28/07/2015 0:25:46
 
 
 
#4   default 28/07/2015 0:25:46
on
 
Tu opinión sobre este artículo:
Nombre:   Comentario:
Email:  
Validación:  
Generar nuevo código
Los datos personales recabados formarán parte de un fichero automatizado cuyo fin explicamos debidamente en los textos de "Privacidad"
¿Quieres ser el protagonista y que publiquemos tus relatos?
Escribe a:
info@monterosycazadores.com